El mandamiento de Ahavat Israel – amar al prójimo – es uno de los valores más importantes del judaísmo. Así como proclamó Rabí Akiva: “Este es un principio fundamental de la Torá!”. Sin embargo, ¿cómo podemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos? El Sefer HaJinuj enseña que esta mitzvá implica proteger la propiedad del otro, evitar que el otro sea dañado, hablar bien de él, respetarlo, y ciertamente no glorificarse uno mismo a sus expensas. Se considera que su cumplimiento es una condición previa para la paz, así como el requisito previo para la redención nacional del pueblo judío.