En el año 1899, Mark Twain escribió su famoso ensayo respecto a los judíos. Este ensayo concluye con el siguiente párrafo: “Otros pueblos han surgido y mantenido su antorcha en alto por un tiempo, pero ésta se quemó y ahora se encuentran en la penumbra o han desaparecido. El judío los vio a todos, los venció a todos y es hoy tal como siempre ha sido; sin exhibir ninguna decadencia, ninguna enfermedad a causa de la edad, ninguna debilidad de sus partes, ninguna disminución de sus energías, no decayó su alerta ni su mente agresiva. Todas las cosas son mortales menos el judío; todas las otras fuerzas pasan, pero él permanece. ¿Cuál es el secreto de su inmortalidad?”. Esta clase analizará el secreto de la inmortalidad judía – la milagrosa historia de supervivencia que se ha desarrollado a lo largo de más de tres mil años y que continúa teniendo lugar ante nuestros propios ojos.