“Palos y piedras pueden romper mis huesos pero las palabras nunca me harán daño”. Según el judaísmo, nada podría estar más lejos de la verdad. El poder de la palabra, la cualidad que define al hombre, puede ser una fuerza extraordinariamente constructiva o, si se utiliza mal, muy destructiva en el universo. En esta segunda clase del impresionante poder de la palabra, vamos a discutir acerca del Lashón Hará, que significa “el habla negativa” – el mal y la negatividad expresada por una persona a través de las palabras.